Piensa en algo bonito, 100 días seguidos

Cómo una acción tan sencilla puede alegrar tu vida

En 2014 me crucé con una iniciativa preciosa, llamada #100HappyDays. Surgió de Dmitry Golubnichy (Duerson, 2014), un joven de 27 años que pasaba por una mala racha. Con el fin de reflexionar y recapacitar qué es lo que le hace feliz y volver a sonreír. Dmitry publicó cada día durante 100 días una imagen que le transmitía felicidad. De esta manera, poder ser consciente de que hasta en los días malos, somos capaces de sacar el lado positivo.

Me hacía ilusión ponerlo en práctica de manera personal, para así ver si, la experincia que tuvo Dmitry, podría replicarla yo. No solamente tuvo un éxito rotundo en mi ser, sino que ilusionaba también a mi entorno. Muchos días recibía mensajes ilusionados que esperaban la imagen que iba a publicar ese día.

El reto lo comencé en mi perfil de Instagram. Haciendo fotos a lo largo del día, en el que estás realmente valorando si esa acción sería la más “happy” del día. En resumen, al principio fué fácil, porque todo era divertido, emocionante y very HAPPY. El problema surge cuando hay días, en los que parece que son más rutinarios y llega el final del día sin saber qué publicar. ESE es el punto en que es aún más interesante este reto.

Cuando te vas de excursión al zoo, a una ruta en bici, un nuevo récord personal corriendo.. es fácil capturar el momento y “olvidarte” del reto. Pero cuando has estado trabajando todo el día o hay alguna situación negativa que sucede en tu día, aún así, antes de dormir, hay que reflexionar sobre lo sucedido ese día y valorar al menos aunque sea algo pequeño, una cosa que te hiciera sonreir ese día. Es difícil, porque a veces me veía posteando a las 10 de la noche, pero no es imposible.

Me impactó tanto la experiencia, años más tarde, organicé una actividad durante las prácticas del Máster en profesorado, como os comentaba en mi presentación.

Caso práctico para motivar al alumnado de 3º E.S.O.

En algunos centros educativos, nos encontramos con estudiantes conflictivos que han sido agrupados de manera que se pueda orientar en grupo la educación que reciben. En la mayoría de las ocasiones, esto dificulta impartir clases. La falta de autoestima, carencia de cariño en el hogar, problemas económicos, problemas familiares, y una desmotivación en general, impide que el alumnado pueda aprender con el resto de su clase. Esto aumenta significativamente la posibilidad de fracaso escolar.

Como os comentaba, durante las prácticas realizadas durante el máster, asistí a las clases de un grupo de tercero de la ESO. Este grupo estaba formado por alumnos que, como hemos comentado, no están motivados (por cualquiera que sea el motivo) o directamente, no quieren estudiar. Originalmente, esta tutoría estaba formada por la agrupación de un alumnado procedente de otras tutorías en cursos pasados por dar tantos problemas.

En muchos casos, este tipo de estudiantes no serán capaces de aprobar los objetivos mínimos establecidos por la Ley, ya que carecen de la iniciativa y motivación que les impulse a estudiar y a prosperar. Por ello, me propuse los siguientes objetivos, mejorando:

  1. Capacidades afectivas. Fortalecer sus capacidades afectivas en todos los ámbitos de la personalidad y en sus relaciones con los demás. Ademas, rechazar la violencia, los prejuicios de cualquier tipo, los comportamientos sexistas y resolver pacíficamente los conflictos.
  2. Campo de las tecnologías. Desarrollar destrezas básicas en la utilización de las fuentes de información para, con sentido crítico, adquirir nuevos conocimientos. Adquirir una preparación básica en el campo de las tecnologías, especialmente las de la información y la comunicación.
  3. Confianza en si mism@, planificación e iniciativa personal. Desarrollar el espíritu emprendedor y la confianza en sí mismo, la participación, el sentido crítico, la iniciativa personal. Desarrollaríamos también la capacidad para aprender a aprender, planificar, tomar decisiones y asumir responsabilidades. Apreciar la creación artística y comprender el lenguaje de las distintas   manifestaciones artísticas, utilizando diversos medios de expresión y representación.

 

“El adolescente se siente extremadamente sensible a sus acontecimientos diarios, lo que le lleva a magnificar los estados de ánimo que estos le provocan”

Ministerio de Consumo, 2007

Se llevó a cabo una versión experimental utilizando la red social Instagram como plataforma, ya que permite al alumnado compartir sus imágenes rápida y fácilmente. La mayoría de los estudiantes ya tenía una cuenta en esta red social y estaban familiarizados con ella, y al tener la opción de poder ver las publicaciones sin necesidad de seguir el perfil de todos, agilizaba el seguimiento de las imágenes, solamente utilizando el hashtag común.

Analizando los resultados de #50happydays

Se llevó un seguimiento casi diario, con “Me gusta” y comentarios para incrementar la participación y la autoestima. De un total de 20 personas, participaron 17. He de decir que el hashtag era otro, pero por mantener la privacidad de mi alumnado entonces, no he puesto el verdadero.

Resutlados de los #50happydays del instituto (no era ese el hashtag)
Análisis de información y resultados tras la actividad

Estudiando las publicaciones, se ha podido observar que el alumnado no es consciente de las cosas que publican ni las repercusiones que éstas conllevan. Esto da para otra publicación :).

Publicaron en total 665 publicaciones. Se pudo identificar dos casos en los que dos alumnas por iniciativa propia, agradecieron que se les incentivara a realizar esta iniciativa. Indicaron que habían conseguido descubrir pequeñas cosas de la vida cotidiana que realmente no habían apreciado antes. Además, indicaban que ahora están más unidas con sus compañeros de clase y son un poco más felices en su vida.

Nada más que por este resultado, ya había merecido la pena la actividad.

Si estás interesad@ en realizar dicha actividad en el aula, podrás seguir leyendo sobre cómo llevarla a cabo en el siguiente post: Cómo motivar al alumnado con problemas de conducta a través de las redes sociales

 

Imprimir esta entrada

También podría gustarte

2 comentarios

  • Enric Vives 9 marzo 2021   Responder →

    Muy buen trabajo Rocío.

    Dejé los estudios cuando era adolescente y en mi tiempo nadie me ayudó ni me hizo ver que estaba cometiendo un error.

    Si puedes ayudar a algún adolescente a que no cometa el mismo error sería genial. Por desgracia en nuestro país la tasa de abandono escolar es demasiado elevada.

    Saludos

    • Rocío Guerrero 9 marzo 2021   Responder →

      Totalmente de acuerdo, Enric. El caso es hay que saber orientarles y en muchos casos el profesorado no está preparado realmente para poder atenderles. En mi caso, tampoco estaba preparada (ni lo estoy), pero si podemos servir aunque sea para mejorarles su experiencia al ir a clase, es lo mínimo que podemos hacer.

      Muchas gracias por comentar y compartir tu experiencia. Saludos

Dejar un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Rocío Guerrero Pastor.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  CDMON.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Ir al contenido